Postigo de los Abades hacia 1920. Málaga. Archivo Fotográfico JAMER

El Postigo de los Abades hacia 1920. Detrás, la catedral de Málaga. Colección de estereoscopías del Archivo JAMER.

La imagen muestra una instantánea de Postigo de los Abades hacia 1920. A cien años vista, la calle, que circundaba la fachada sur de la catedral de Málaga, era una estrecha y muy empinada vía. Comunicaba, por uno de sus extremos, la calle de San Juan de Dios (sobre cuyo trazado se abriría luego Molina Lario) y el Boquete del Muelle con, del otro lado, las calles Cañón y Cister. 

Fotografía Postigo de los Abades hacia 1920. Málaga
Fotografía del Postigo de los Abades hacia 1920. Málaga. Colección de estereoscopías. Archivo JAMER.

Las grandes reformas urbanas que tienen lugar en la capital malagueña en la segunda década del siglo XX traerán consigo una modificación sustancial del hábitat y el tejido urbano de esta zona. En pocos años desaparecerán las viejas casas de la acera de los números pares del Postigo de los Abades en beneficio de una mayor anchura de la calle.  Momento que muestra la foto. Se eliminará la pronunciada cuesta rebajando notablemente la cota de nivel de la calle.

En junio de 1928, se inauguraba y bendecía con toda solemnidad el edificio de la Compañía Telefónica. Aunque entonces con una sola planta, se corresponde con el actualmente existente que forma la esquina entre Molina Lario y Postigo de los Abades. Por aquellas fechas se procedía al derribo del conjunto de edificios existentes en la calle San Juan de Dios, que pasaría a ser prolongación de Molina Lario. Se ampliaría, a su vez, el difuso hueco abierto en la antigua muralla de la ciudad medieval, conocido por Boquete del Muelle. El objetivo, comunicar el inicio del Parque y la Acera de la Marina con la zona de la catedral.

Modificación del hábitat del entorno de Postigo de los Abades hacia 1920.

Desaparecían con todo ello viejos edificios que tiempos atrás alojaban negocios que marcaban la zona con aromas contradictorios. Los de una fábrica de chocolate en mezcolanza con el olor a pescado frito de las casas de comidas próximas al puerto. Los más acres desprendidos por las caballerías de las diligencias que partían desde esa misma zona para Madrid. Cuenta Francisco Bejarano en Las calles de Málaga que en algunas de las casas derribadas se hallaron habitaciones subterráneas.  También algunas piezas arqueológicas. Así como un magnífico artesonado que, desmontado cuidadosamente, fue luego vendido en el extranjero. Aquellos recuerdos se remontan al siglo XIX. El testimonio tiene su base en el documento escrito. Con escasas imágenes que reflejen su apariencia. Conforme aquel siglo se acerque a su término, la fotografía irá, poco apoco, levantando acta de lo que ocurra en la ciudad.

Aquí y ahora, traemos a este PhotoEspacio tres imágenes que relatan la evolución del espacio urbano en los cien últimos años transcurridos:.

La estereoscopía presenta la calle Postigo de los Abades hacia 1920.

Contenida en la colección JAMER, procede, como otras de las que aquí se muestran, de una placa estereoscópica en cristal. Su traducción a imagen unidimensional permite apreciar igualmente la calidad estética y el juego de luces y sombras que centran la figura del personaje retratado. Éste y el decisivo cambio de los volúmenes arquitectónicos debieron ser sin duda el motivo de la toma fotográfica. En cualquier caso, la imagen se transforma en correlato de un momento de cambio que se pretende decisivo en la estructura urbana.  Se quiere una ciudad “modernizada”, de calles amplias, capaz de sustituir la herradura por la rueda neumática del automóvil.

Postigo de los Abades hacia 1920. Málaga. Archivo Fotográfico JAMER
Estereoscopía del Postigo de los Abades hacia 1920. Málaga. Archivo Fotográfico JAMER. CF01-19XX0000-JM-32213-C0113e

La imagen de la calle Postigo de los Abades hacia 1920 la podemos consultar en fechas posteriores en Google Maps.

Estas otras dos imágenes se traen con el mismo propósito: establecer un punto de reflexión sobre las medidas que mueven las modificaciones de las infraestructuras urbanas. La primera forma parte de un recorrido efectuado en 2014. La calle mantiene el propósito de su primitivo ensanche: vía de comunicación abierta al tránsito rodado. La segunda, recorrido Google Maps de 2017. Refleja el cambio que en estas dos últimas décadas transcurridas se está produciendo en el uso y disfrute de la ciudad por la ciudadanía. Ya no se quiere al automóvil como dueño de la calle. La nueva tendencia prioriza el recorrer a pie, al menos, las calles del centro. Se va relegando el uso del coche a zonas cada vez más restringidas.

El análisis contrastado entre estas tres imágenes resulta, cuando menos, significativo. Por apuntar un solo ejemplo y en relación al cambio de nivel de la calle que antes comentábamos. En el margen derecho de la imagen del siglo XX aparece un escalón y la verja que cierra el acceso a la puerta de la fachada sur de la catedral. En las imágenes del XXI, la rasante de la calle ha bajado tanto en relación con el umbral de la puerta que se salva con una escalera.

Paseándonos por Google Maps se pueden ver imágenes de la calle Postigo de los Abades desde 2008. Google Maps nos ofrece un contraste muy interesante a las fotografías históricas que presentamos en photoespacio.com.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.